Consumo
casi nulo

Máximo
Confort

Calidad del
aire interior

Para climas
frios y cálidos

calidad
certificada

Nuestros arquitectos Certified Designer han desarrollado una vivienda Passivhaus o de consumo energético casi nulo, con los que se pretende conseguir importantes ahorros en calefacción, sostenibilidad y gran confort interior.

El horizonte de los objetivos  20/20/20 para el año 2020 marcado por la UE está a la vuelta de la esquina por lo que habría que ajustarse a una normativa técnica cada vez más exigente con el consumo de energía. La repercusión en los costes de nuestras casas Passiv sobre las convencionales se sitúa en torno al 15% de sobrecosto, que se puede amortizar en un plazo orientativo de 8 años.

También ofrecemos la posibilidad de certificar la vivienda por el Instituto Passivhaus.

Gracias a los 33 años de experiencia que atesoramos hemos diseñado un modelo que cumple con los 5 principios básicos de estas edificaciones.

1. El aislamiento térmico debe ser excelente para evitar pérdidas de calor innecesarias. Un edificio passivhaus debe recubrirse con una piel aislante continua ininterrumpida; solo así pueden minimizarse los puentes térmicos y garantizar un confort muy alto en el interior.

2. Carpinterías exteriores de altas prestaciones con diseños libres de puentes térmicos.

3. Eliminación de los puentes térmicos, que además de reducir el consumo evita condensaciones. Los puentes térmicos son zonas de los elementos constructivos donde se produce una variación de su uniformidad. El passivhaus institut ha establecido una serie de reglas para minimizar el efecto de los puentes térmicos, como son, evitar romper la continuidad del aislamiento térmico, y si esto fuera inevitable, utilizar un elemento con una conductividad muy baja.

4. Ventilación mecánica con recuperación de calor, para una renovación continua y controlada del aire. El aire interior se renueva de manera constante mediante un sistema de ventilación mecánica que permite recuperar el calor. Así, el aire interior y exterior se cruzan, pero no se mezclan, la temperatura se mantiene siempre estable y la calidad del aire es óptima.

5. Hermeticidad al paso del aire, es decir, las juntas constructivas deben tener muy pocas pérdidas de infiltración de aire. Una hermeticidad elevada es fundamental para los edificios de muy bajo consumo energético. Además, esta hermeticidad trae consigo un gran aislamiento acústico.

Nuestros técnicos certificados Tradesperson cuentan con experiencia en el tratamiento de la hermeticidad y los puentes térmicos, y en colaboración con todo el equipo que participa en cada obra se crea una cultura apropiada para la elaboración de este tipo de edificios.